Yuly Fernanda Ríos

Ver perfil aquí

Idea de Innovación Comunitaria

Después de recibida la orientación sobre innovación comunitaria en el primer módulo, miro mi propuesta inicial desde otra óptica, mucho más crítica y aterrizada, generándome incógnitas y reflexiones para soñarla como una propuesta alcanzable, medible y de gran utilidad para la comunidad bonaverense.

Siguiendo las recomendaciones de Otto Scharmer y haciendo el ejercicio reflexivo de escuchar, observar y sentir, considero que el proceso que fundamenta esta propuesta continúa siendo la construcción y consolidación de la conciencia ciudadana, entendida ésta como el conjunto de valores, actitudes, comportamientos y reglas mínimas compartidas que generan sentido de pertenencia, impulsan el progreso, facilitan la convivencia y conducen al respeto del patrimonio común y al reconocimiento de los derechos y deberes ciudadanos (…) que contemplan la tolerancia o el aprecio por distintos proyectos de sociedad, la no violencia, la capacidad de celebrar y cumplir acuerdos, el cumplimiento de la ley, la confianza o expectativa de cooperación de los demás y el interés por lo público (…) conllevando a una concepción de co-responsabilidad de lo público, en el cual no sólo el Estado es responsable del bienestar de sus ciudadanos, o de luchar contra la corrupción y garantizar el cumplimiento de la ley, sino que se reconoce en los ciudadanos un enorme potencial de cooperación y de regulación social.[1]

Me cuestionaba un poco el por qué el “Distrito de Buenaventura”, el municipio más grande del Valle, el puerto más importante de Colombia sobre el Pacífico, en canal de comunicación e interacción de las comunidades rurales del Pacifico centro-sur con el centro del país, tesoro industrial, biodiverso y ecoturístico, se ve tan azotado por la inequidad, por la violencia, la corrupción, por la falta de agua potable permanente en toda la ciudad, por las deficiencias en la salud, en la educación, en la vivienda, entre otros.

Las respuestas son innumerables, y muy discutidas en diferentes espacios académicos, sociales, políticos y comunitarios, pero casi siempre se enfrascan en buscar culpables externos, en recordar el incumplimiento del estado y qué decir de las críticas a las tantas administraciones locales que se han visto permeadas por la corrupción, el narcotráfico y hasta las alianzas con grupos armados al margen de la ley.

Pero con qué frecuencia se cuestiona que tan eficiente ha sido el accionar de la misma comunidad, que tan responsable ha sido la actitud de cada uno de los habitantes con su comunidad, cuántas veces hemos sido participes y veedores de los procesos sociales, políticos o económicos, o por el contrario cada cuanto nos dejamos tocar por la corrupción, al omitir, al callar, al acolitar o al tranzarnos por intereses individuales.

Es cuando reitero que el déficit que conlleva a esta actitud es la falta de pertenencia, de identidad y de responsabilidad con lo propio. Es la falta de conciencia y de valoración de las riquezas culturales, sociales, económicas y ambientales que tiene la zona, como para permitir que sean otros los que implementen sus iniciativas productivas, exploten los recursos y se apropien de ellos sin dejan nada a cambio.

Con frecuencia escucho personas objetando este tipo de apreciaciones con el argumento de que el Pacífico tiene una identidad cultural muy fuerte y vívida, que el problema no es la falta de identidad sino los entes externos que no tienen en cuenta a la comunidad en sus planes de desarrollo. Pero no diferencian el concepto de identidad con el de prácticas culturales como la danza, la música o la tradicional oral, que entre otras cosas ya no está tan presente en la cotidianidad de los pobladores, desplazada por ritmos o costumbres ajenas imposibles de ignorar. Entonces, cuál es la identidad que tenemos o practicamos?

Esta problemática es más evidente o visible en el casco urbano que en la zona rural del distrito, donde los concejos comunitarios juegan un papel fundamental en la toma de decisiones y se piensan el territorio y la autonomía de forma más participativa y proactiva.

Mi percepción valida la labor de los líderes comunitarios, organizaciones de diversos ámbitos y gestores sociales del Distrito, pero se evidencia la necesidad de concientizar al groso de la comunidad sobre el deber de contribuir activamente en los procesos de participación y construcción de ciudadanía, permitiendo idearse una Buenaventura próspera y equitativa que contrarreste las trampas de la pobreza y la desigualdad que experimenta actualmente.

Es por eso que se propone en el ejercicio de innovación comunitaria, la creación de un centro cultural para el ciudadano, definido como un lugar de encuentro y convivencia cuyo objetivo principal será el fortalecimiento de la identidad y la conciencia ciudadana, potencializando el liderazgo y el pensamiento crítico que converja en procesos de construcción de ciudadanía, con radios de acción definidos en la unión de tres generaciones que representen el pasado, el presente y el futuro.

En otras palabras el centro cultural tendrá un marco de formación ciudadana con énfasis en liderazgo, que permita y promueva el tejido social y el trabajo mancomunado de organizaciones públicas y privadas, formales e informales, de carácter social, cultural, académico, económico, político, etc. de la zona rural y urbana de Buenaventura, representadas por líderes de todas las edades, que incentiven la inclusión y generen movilidad social.

Se puede visualizar como un laboratorio de ideas, de proyectos de intervención innovadores o como un espacio de articulación de procesos de desarrollo comunitario para todos los sectores sociales y desde todos los enfoques.

El centro cultural estaría dotado de:

  • Una biblioteca que albergue el archivo histórico, fotográfico y de tradición oral de Buenaventura y el Pacífico, que promueva la investigación y el liderazgo basado en el conocimiento.
  • Espacios de encuentro o laboratorios de creación destinados para la formulación de iniciativas comunitarias innovadoras.
  • Salas múltiples para promover prácticas culturales, artísticas y académicas encaminadas al fortalecimiento de la identidad.
  • Salas especializadas dotadas de materiales en todos los formatos sobre participación ciudadana y sobre la experiencia vivida localmente por las JAC, JAL, concejos comunitarios, de juventudes, de infancia y adolescencia y demás organizaciones que interactúen en la ciudad, permitiendo y promoviendo el empoderamiento de este espacio como cuna de procesos y proyectos de ciudad que mejoren la calidad de vida de los bonaverenses de manera sostenible.

A pesar de que la propuesta tiene como objetivo la adecuación de un espacio, desde éste se promoverán proyectos de intervención centralizados y descentralizados para trabajar los temas de identidad, ciudadanía y liderazgo con toda la comunidad, en espacios barriales, escolarizados, comunitarios, universitarios, entre otros, con apoyo de las JAC, JAL y organizaciones de base, beneficiando y motivando inicialmente a los niños, adolescentes y jóvenes en articulación con los adultos y adultos mayores.

El proyecto cuenta entre sus activos fundamentales a los líderes comunitarios y gestores sociales de la ciudad, así como las organizaciones estatales, privadas o sin ánimo de lucro que tienen presencia en la ciudad, así como los consejos comunitarios y los docentes de las diferentes instituciones educativas de la ciudad.

Hace poco nos sentamos a socializar y reflexionar sobre las propuestas que todos los integrantes de Buenaventura presentamos para el ingreso a la escuela de innovación, y a pesar de que todas las otras ideas eran de intervención, nos dimos cuenta que tenían cabida dentro del centro cultural que propongo, teniendo en cuenta la necesidad de trabajar en alianza y que mejor que sea bajo una misma marca que se convierta en prenda de garantía.

En dicha reunión encontramos que un aliado estratégico es la Diócesis por su trayectoria y experiencia en proyectos sociales en diferentes barrios de la ciudad, además de los medios de comunicación, pieza clave para adelantar los procesos de construcción ciudadana.

La pregunta que me queda rondando es que estrategia implementar para que la comunidad se sensibilice y de concientice de la importancia de su participación en este tipo de procesos y como incentivarlos para que se empoderen de este espacio…

Seguiré en la reflexión y les estaré compartiendo los adelantos.

[1] Concepto trabajado por la Corporación Corpovisionarios de Bogotá. http://corpovisionarios.org/index.php/es/corpovisionarios/culturaciudadana

4 thoughts on “Yuly Fernanda Ríos”

  1. Mi aporte va pensando en la pregunta de que estrategia implementar para que la comunidad se sensibilice y de concientice de la importancia de su participación en este tipo de procesos y como incentivarlos para que se empoderen de este espacio?
    Pienso que el espacio físico propio para el desarrollo de esta iniciativa es necesario, pero también es prioritario que los diferentes líderes o cualquier persona inquieta en las diferentes comunidades del distrito empiecen a utilizar los espacios propios de su entorno como, escuelas, iglesias, casetas comunales, etc. Como centros culturales.
    No en vano nuestros ancestros utilizaron los bares, peluquerías, las fiestas para hablar de los problemas y buscarles las soluciones. Hay que empezar trabajar desde ya con lo que hay para la gente empiece a saber lo que está pasando a su alrededor reconozca sus realidades y se empiece a empoderar de sus problemas y no pensar que siempre papá gobierno lo va a solucionar.

  2. A la compañera YULY FERNADA RIOS, deseo felicitarla por esta propuesta, quiero suprimir el formato para responder a las preguntas porque realmente no veo que agregar o sugerir se le quite a la propuesta. Por ello me limitare a contribuir con la pregunta que queda rondando, sobre las estrategias a implementar para que la comunidad asuma desde ya una pedagogía de Ciudadanía, esto deberá llevar al proyecto a una serie de procesos educativos basados en los recursos de los que se disponen en el medio: me explico nuestra cultura es dada a encontrarse en torno actividades como: el deporte entre ellos (Futbol, basquetbol, voleibol, microfútbol), la Música (el baile, los conciertos, las danzas, las festividades patronales); los Mortuorios (velorios, sepelios, Chigualos, novenas) entre otros escenarios que se puedan vislumbrar, es en estos espacios que se necesita introducir una pedagogía de la cultura ciudadana, al igual que en los espacios de decisión (elecciones, participación, voto, democracia) donde los artistas jugaran un papel fundamental, donde desde la neurociencia deba trabajarse de manera sistemática y psicosocial sobre lo que se desea transformar en la mentalidad que hemos identificado como nociva para el avance de la comunidad, espacios como los cine foros, los espacios urbanos dentro de lo público deben pedagogizar la ciudadanía, hasta que se convierta en Cultura, otro elemento que debería agregarle a esta ciudanía seria lo Multi e Intercultural.

  3. Estimada Yuly,

    Las actividades y los espacios que mencionas parecen ser muy poderosos e importantes en el desarrollo comunitario y en la construcción de una identidad colectiva compartida. ¿Cómo podrías conectar todas estas cosas bajo una misión o visión? La idea es ofrecer una variedad de actividades y recursos a los miembros de la comunidad o esperas que exista un flujo alrededor de la interacción entre individuos, las familias y las comunidades y desarrollar el proyecto en esas enseñanzas?

    Deberías pensar en cómo articularte con otros del grupo que tienen una visión similar para compartir espacios y recursos.

    Es posible que un enfoque cooperativo y colectivo para crear el espacio ofrezca una manera diferente de implementar el proyecto. ¿Cuáles son las instituciones y los individuos que pueden contribuir a construir la visión, creación, gobernanza y sostenimiento del centro?

    Considera colaborar con otros colegas para crear un espacio que tenga un alcance mayor que vaya más allá de cada proyecto individual.

    Ofrecer un espacio a grupos informales puede ser una manera efectiva de articular a los miembros de la comunidad que ya están organizados alrededor de sus intereses y conectarlos a otras fuentes de recursos que se ofrecen en el centro.

    Sandra Lobo
    Directora Centro para el Servicio Social y Justicia Dorothy Day
    Universidad Fordham

    1. Apreciados compañeros, mil gracias por sus comentarios, son muy acertados y me impulsan a continuar trabajando en este proyecto y visualizarlo como una realidad…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Un programa de co-creación con líderes del Pacífico Colombiano

%d bloggers like this: